La Tercera Ciudad del Ecuador

En los últimos años, los gobiernos de turno poco o nada han hecho por nuestra ciudad.

Durante la “década ganada” hubo plata, ¡mucha plata! Gracias al inesperado “boom” petrolero, más de 350.000 millones de dólares circularon por el tesoro nacional, cifra que -para mi sorpresa- equivale al mismo monto que en total manejaron los gobiernos anteriores de 1970 a 2006 (Sí, 37 años).

Pero, ¿y qué obras emblemáticas han quedado para Cuenca?

Con indignación hemos visto cómo otras ciudades han recibido aeropuertos, autopistas, infraestructura educativa, hospitales y escenarios deportivos. ¿Y nosotros?

Azuay es la tercera ciudad que más aporta a la recaudación fiscal del Estado, sin embargo, ni siquiera estamos entre las diez primeras provincias que más reciben inversión pública. En vialidad, por ejemplo, el Azuay ocupa el puesto 14 en el país.

No queremos caridad, nunca, solo exigir lo que nos corresponde.

Cuenca es la ciudad con el mayor ingreso per cápita industrial del Ecuador. Además de ser cuna de notables emprendedores, héroes deportivos, profesionales valiosos, artistas ejemplares y reconocidos literatos. Además, de acoger a ciudadanos honestos y responsables, quienes con su trabajo y esfuerzo han contribuido con el progreso y el desarrollo del Ecuador.

Asimismo, otro penoso retroceso es la nula capacidad de gestión de las entidades del gobierno en la ciudad.

Subsecretarías y coordinaciones solo son pomposas etiquetas para estos entes que solo sirven como oficinas de mensajería. La frase “estamos esperando la respuesta desde Quito”, es más que recurrente.

Lo más penoso es que hemos tenido decenas de cuencanos en puestos clave del gobierno, pero indigna que no hayan tenido la suficiente personalidad y decisión para hacer respetar a su ciudad. El haber sido el “bastión de Alianza País” fue nuestra condena, pues el disciplinado voto mayoritario por la 35 nos eliminó del radar de las obras para ganar electorado. Fuimos incondicionales.

Pero ya se escuchan voces. Algunos frentes buscan emular los vientos federalistas que vienen desde la Costa ecuatoriana, otros sostienen que la autonomía es el camino idóneo, los más radicales, incluso, han desempolvado antiguos registros de la Constitución política Cuencana de 1820 para recuperar la República de Cuenca.

Cualesquiera sea el camino, en este Bicentenario emerge una nueva lid emancipatoria: liberarnos del centralismo, la dependencia y del grotesco olvido que ha sufrido Cuenca por el gobierno central.

Empieza la lucha por nuestra autonomía y por recuperar nuestro histórico protagonismo y representatividad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .