Corpus – Raymi

Una fiesta de colores, luces y sabores. El Corpus Christi, desde hace ya casi doscientos años, es una de las épocas más especiales en el calendario morlaco.

Durante siete días (Septenario), en la Catedral de la Inmaculada se celebran misas diarias en honor al “cuerpo de Cristo” que terminan en vistosas fiestas, llenas de juegos pirotécnicos, música tradicional y golosinas azucaradas.

Paralelamente -y cada año con más entusiasmo-, en varios lugares de la región austral se celebra el Inti Raymi, ceremonia de origen incaico que se realiza durante el solsticio de invierno en el hemisferio sur, en honor al “dios Sol” (o Inti).

Según los cronistas, para los incas, en cada solsticio el Sol renacía para dar inicio a un nuevo ciclo anual, acorde a su particular concepción circular del tiempo.

Este hito marcaba el inicio de las cosechas, por lo que parte del espíritu el rito era pedir al Sol que vuelva a fecundar la tierra. La celebración duraba varios días cargados de comida, bebida, danza y hasta sacrificios.

Si bien con los siglos este rito se ha mantenido como un símbolo de identidad y resistencia de las comunidades indígenas, hoy en día es un evento espiritual ampliamente conocido y respetado entre los locales.

¿Es coincidencia que ambos ritos se celebren en fechas similares?

Por supuesto que no. Al mismo tiempo que suceden estos dos acontecimientos en la región andina, en el hemisferio norte (desde donde nos llegaban las tradiciones cristianas), se celebra el solsticio de verano, momento del año en cual el Sol se encuentra a plenitud.

Este fenómeno ya arrastraba varias tradiciones de celebración en Europa entre diferentes religiones precristianas.

Asimismo, durante esta fecha, en España se celebran las Fiestas de San Juan que, según varios autores, no es más que otro símbolo de la noche más corta del año y que, además, abre la “puerta de los dioses”, como se narra en la mitología griega.

En definitiva, el Corpus Christi nace de la visión sincrética del cristianismo y, sin lugar a dudas, es una celebración solsticial.

Finalmente, estas celebraciones representan ese sincretismo que también está presente en nuestra ciudad en donde se conjuga lo occidental y lo andino, en donde habitan personas con ideologías conservadoras y a la vez progresistas, una ciudad que vive lo tradicional y gusta de la vanguardia.

Entre lo sacro y lo pagano: Corpus-Raymi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.