La iniciativa One belt, one road

Chinas-One-Road-One-Belt-OBOR-Initiative.jpg

China recientemente ha lanzado la iniciativa One belt, one road (una suerte de “nueva Ruta de la Seda”) que busca conectar comercial y culturalmente al país con occidente.

Específicamente, esta visión estratégica se propone, a través de la creación de corredores económicos, marítimos y terrestres, consolidar al país como la principal potencia mundial. Para este cometido, a lo largo del recorrido, China está forjando alianzas con varios países de la ruta trazada a través de acuerdos comerciales, inversiones, infraestructura, e intercambios culturales y de cooperación.

Desde la perspectiva comercial, China busca afianzar sus relaciones comerciales con la Unión Europea, principal destino de sus exportaciones, así como con los países del sudeste asiático y el pacífico, con quienes ha establecido la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), bloque de integración comercial que, bajo un principio de libre comercio, abre al mundo un mercado de 3 500 millones de personas, que además representa el 39% del PIB mundial.

En definitiva, se ha constituido el bloque económico más grande del mundo.

Si analizamos el poder económico y comercial de este bloque, en un escenario en el que además los Estados Unidos han anunciado su salida definitiva del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica -otrora puente entre Asia y América-, se advierte un significativo cambio en la dinámica del comercio mundial.

Por una parte, se priorizará el intercambio comercial entre países dentro de este bloque, lo que además obstaculizará el ingreso de productos externos, forzando negociaciones y acuerdos que siempre deberán tener el beneplácito de Beijing.

Por otra parte, Estados Unidos, bajo la directriz de Donald Trump de favorecer y proteger al productor estadounidense, podría plantear acciones defensivas (aranceles, subsidios, normas técnicas) para hacer frente a esta cruzada expansionista china. Este “fuego cruzado” de tributos podría, incluso, desencadenar una guerra comercial a escala mundial. Como en todo conflicto, sin duda las repercusiones se sentirán en países con vínculos con estas potencias.

Para el caso de América Latina, la iniciativa One belt, one road busca precisamente forjar nexos en un territorio donde históricamente Estados Unidos ha mantenido cierta hegemonía y control.

A partir de un acercamiento chino con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), bloque de 33 países latinoamericanos, se ha establecido una agenda para el desarrollo de infraestructura para facilitar la conexión entre continentes, a más de avanzar con el fortalecimiento de los acuerdos comerciales, la inversión en sectores estratégicos, oferta de financiamiento, entre otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s