¡Qué se paren los cuencanos!

la_alegria_de_la_rebelion.jpeg

Esta frase, frecuentemente coreada en el estadio Alejandro Serrano Aguilar para apoyar al equipo colorado, es muy bien traída en estas épocas en que el letargo y la sumisión empiezan a ser rasgos predominantes en la personalidad de los otrora aguerridos ciudadanos de esta ciudad.

A pesar de ser -todavía- la tercera ciudad más importante del Ecuador, y una de las principales plazas contribuyentes al erario nacional, hemos sido testigos de como varios actores e instituciones se han burlado de Cuenca: condicionando fondos para obras, amenazando a dirigentes gremiales y autoridades o dilatando procesos e investigaciones.

El aeropuerto, el tranvía, la autopista Cuenca — Azogues, la Ordóñez Lazo, el puente de Sixto, la vía Girón-Pasaje, y un largo etcétera, son algunos de los “dolores de cabeza” que, aunque suene increíble, no han logrado todavía despertar un reclamo masivo y justificado de la ciudadanía.

Con impotencia vemos que las exigencias presentadas a través de las instancias oficiales no pasan de ser un saludo a la bandera, y nos contentamos con creer en el mismo discurso de voluntad y trabajo que presenta el ministro de turno en su visita semestral de cumplimiento del POA dese hace casi ya una década.

Ya en algún momento nos organizamos y pudimos reclamar masivamente por la seguridad en Cuenca, y hubo resultados. Está en nosotros en salir a las calles y exigir las obras que necesita y merece la ciudad.

¡Qué se paren los cuencanos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s